La cadena de frío en el transporte refrigerado

El mantenimiento de la cadena de frío de productos perecederos, como pueden ser los alimentos o los medicamentos, es un proceso fundamental para conservar su calidad y propiedades.  Es más, teniendo en cuenta que estamos en un mercado internacional en el que las mercancías cambian de manos varias veces antes de llegar a destino, la garantía de conservar la temperatura adecuada es esencial.

Nos encontramos con ejemplos todos los días, más aún en verano, donde es más complicado conservar un rango de temperatura si el calor aprieta: productos congelados que cuando se abren parecen un bloque de hielo (lo que indica que se han descongelado y vuelto a congelar durante el proceso), alimentos en mal estado pese a que la fecha de caducidad aún no ha llegado… No se trata únicamente de mantener el sabor o la textura, sino de evitar graves problemas de salud.

Para mantener la seguridad alimentaria es fundamental que se optimicen todos los procesos, incluido el transporte de la mercancía. Al igual que el resto de sectores implicados, el transportista debe asegurarse de que la cadena de frío continúe inalterable durante todo el proceso. No es sencillo, teniendo en cuenta que la temperatura debe mantenerse en un rango adecuado durante largas distancias, a veces de miles de kilómetros.

Tipos de vehículos para el transporte de mercancía refrigerada

Hoy en día existen distintos tipos de vehículos para el transporte de productos refrigerados: los frigoríficos, que disponen de un dispositivo de producción de frío; los refrigerantes, que usan una fuente de frío, como puede ser el hielo, y los isotermos, que dependen únicamente de su aislamiento.

Dependiendo del tipo de vehículo, la conservación de la temperatura se mantendrá mejor o peor. De hecho, ningún sistema es infalible, ya que siempre puede haber averías. Por esta razón es importante conocer si hay maneras de evitar cualquier contratiempo.

Afortunadamente, hoy en día existen soluciones para garantizar que la cadena de frío no se rompe en el proceso de transporte, y aquí la gestión de flotas tiene un papel esencial. ¿Por qué? Porque hay  sistemas para controlar, monitorizar y garantizar la trazabilidad de la cadena de frío en el transporte.

Estas soluciones son capaces de avisar al gestor de la flota de cualquier problema o anomalía detectada en los camiones. De esta forma, se puede poner solución antes de que la mercancía sufra. También permiten ofrecer informes que demuestran que la temperatura se ha mantenido en el nivel establecido durante todo el trayecto, lo que ofrece tranquilidad al cliente y, por supuesto, al usuario final. De esta forma se puede garantizar el cumplimiento normativo, establecido por el Real Decreto 1202/05, que es el que regula las condiciones que debe cumplir el transporte de alimentos perecederos.

Una cadena de frío que ha conservado la temperatura precisa garantiza al consumidor que está comprando el producto con todas sus cualidades originales y que su consumo va a ser totalmente seguro.

Contacta con un experto y solicita una demo gratuita sobre las últimas novedades en sistemas de gestión de flotas. Pulsa aquí

Si quieres conocer por qué las soluciones de gestión de flotas te pueden ayudar a mejorar el servicio al cliente, te recomendamos que leas los siguientes posts:

 

Suscribirse al blog de Webfleet

Suscríbete para recibir mensualmente noticias y consejos para mejorar el rendimiento de tu flota. Puedes anular la suscripción en cualquier momento.

Introduce una dirección de correo electrónico válida.
Seleccione el tipo de sector de actividad.

Tus datos personales están a salvo con nosotros. Consulta nuestra política de privacidad para obtener más información.

Vaya, no se han encontrado resultados.

Cargando

Buscar en el blog

Gestión de flotas